viernes, 3 de diciembre de 2010

El coleccionista de sueños (y II)

Si quieres leer la primera parte pincha aquí: "El coleccionista de sueños (I)"

RENACER

Su existencia parecía haberse detenido. Seguía vivo, pero el dolor desbarató todos sus planes, convirtió sus sueños en pesadillas y arraigó en su corazón eliminando cualquier atisbo de esperanza. Se sentía culpable por lo que había hecho, no solo a la Sra. Adela, su madre, sino al resto de personas a las que había arrebatado sus casas y en muchas ocasiones, sus esperanzas. Y todo por defender los intereses del banco, de unos pocos desalmados que, como él, solo les importaba el dinero y el poder.

Jonay dejo el trabajo, se jubiló anticipadamente, su modo de vida se había vuelto vacío y sin sentido. Durante unos meses no consiguió levantar cabeza, se atiborraba a diario de antidepresivos, ansiolíticos, alcohol y a veces de algo más fuerte. Todo para intentar reconciliarse consigo mismo.

La fortuna o el destino quiso que sus pasos se encaminaran un día hasta la casa donde vivió Dña. Adela. Recordó con amargura como ella quería esperarlo en ese lugar, estar allí para cuando él fuera a buscarla.

Lo decidió sin pensarlo, viviría en el que fue el hogar de su madre biológica lo que le quedara de vida. Quizás fuera irracional pero con su mente y su corazón sabía que no quería olvidarla, aunque ello le hiciera sufrir, esa sería su penitencia.

La vivienda era aún propiedad del banco, esos cabrones no habían podido venderla por la crisis; así que la compró.

Aún conservaba los muebles antiguos. En un ropero encontró, escondida en el fondo, una pequeña caja de cartón. Dentro había unas pocas cuartillas escritas del puño y letra de Dña. Adela. Leyó perplejo, sin entender demasiado que tenía entre las manos. Cada cuartilla estaba encabezada por el nombre de una persona y a continuación un pequeño párrafo donde se describía lo que parecía un deseo o un sueño. Había encontrado un tesoro, el tesoro de su madre, una extraña afición: coleccionar los sueños de otras personas.

-Quizás sea buena idea continuar con esta colección-se dijo- al fin y al cabo a mí no me quedan sueños y conocer los ajenos puede ser un pequeño consuelo que me dé algo por lo que seguir viviendo.

Supuso que las personas que figuraban en aquellas cuartillas tenían que ser, necesariamente, vecinos del barrio. Debía tener contacto con ellos, hablar con las personas que conocieron a su madre, descubrir en sus gestos, en su forma de mirar y de hablar, sus anhelos, sus esperanzas, sus sueños. Era bueno en eso, cuando trabajaba en el banco le sirvió para hacer clientes, ofrecerles el dinero para conseguir lo que deseaban, cobrando, eso sí, sus comisiones e intereses. Ahora le serviría para continuar con la afición de su madre.

Arrendó un local en los bajos del edificio y montó una pequeña tienda de comestibles.

-Todo el mundo compra algo de ves en cuando en estos comercios- pensó – y es un buen sitio para conocer a los vecinos.

Jonay había pasado de ser un tiburón de la banca a convertirse en un humilde tendero de barrio. Su vida, sin duda, había dado un giro radical.

VIVIR


Aún recordaba el primer día que vio a Elizabeth, entró en su pequeña tienda a ofrecer sus servicio como asistente de hogar.

-Si sabe de alguien que necesite que le limpien la casa, le haga la comida o incluso para cuidar a una persona mayor- le había dicho a la vez que le entregaba un panfleto donde publicitaba sus servicios.

Jonay miró con detenimiento a la mujer. Por su acento, sus rasgos y su atuendo supo que no era española.

-Usted no es de aquí, ¿verdad?.

-No, soy Indú, pero tengo mis papeles en regla. Necesito trabajar, tengo un niño pequeño que alimentar. Por favor, sabe usted de alguien que pueda necesitar mis servicios. Ayúdeme.

Alguien volvía a pedirle ayuda. Habían pasado casi dos años desde aquel día en que vio a su madre por primera y última vez. Ahora había cambiado. Miró nuevamente a la mujer y con su mejor sonrisa le dijo:

-Mañana la espero en mi casa, está aquí mismo, en el segundo B, a las 10 de la mañana. El sueldo y los detalles los veremos sobre la marcha, ¿vale?.

La mujer unió su mirada a la de Jonay, sorprendida por el ofrecimiento tan repentino. Devolviéndole la sonrisa le dijo:

-¡Muchas gracias!, aquí estaré... Por cierto me llamo Elizabeth.

-Yo soy Jonay Guerra, encantado.

...


Unos meses después sucedió el primer “prodigio”. Regresó a casa tarde y Elizabeth ya se había marchado.

-Que lástima- pensó- siempre es agradable hablar con esa mujer, me cae muy bien.

Se ducho, se preparó la cena y se sentó en su sillón frente al televisor con la caja de cartón a su lado. Cogió medio folio en blanco y escribió el sueño de uno de sus clientes del que había tenido conocimiento ese mismo día. Cuando se disponía a juntarla con las demás descubrió, con asombro, unos trocitos cortados en forma de triángulo e iguales. Los juntó, la cuartilla a la que pertenecía había sido seccionada con dos cortes diagonales en forma de aspa.

-¿Quién a hecho esto y por qué?- se dijo- Solo puede haber sido Elisabeth, pero, ¿que motivo puede tener ella para hacer esto?. Aunque le tenía mucho afecto a su asistenta su enfado fue considerable, aquello merecía una explicación, la cual no dudaría en pedirle al día siguiente.

Aquella era una de las primeras cuartillas, una de las de su madre. La volvió a leer:

Bianca Silva

Mujer de 24 años, brasileña. Obligada a trabajar como prostituta por una mafia de trata de mujeres a la que debe 23.000 €. Tiene una hija pequeña en Brasil a la cual utilizan para coaccionarla y amenazarla si delata a la organización.

Sueño: Poder vivir en España con su hija, libre de la mafia que la esclaviza.

Al día siguiente, Jonay salió a pasear muy temprano. Tomó intencionadamente el camino hacia la calle donde Bianca solía ofrecer sus servicios. No la vio. Entró en un cafetín cercano y pidió un cortadito. No le gustaba el café, su intención era tener una excusa para preguntar por aquella mujer.

-Será mejor que te busques a otra amigo,-le dijo el camarero- a la canariña le pegaron ayer una paliza que casi la matan. Está en el hospital y no saben si saldrá de esta.

Jonay entendió entonces porque Elizabeth había roto la cuartilla de Bianca, su sueño se había quebrado como sus huesos. Entonces supo lo que tenía que hacer. Pasó por la tienda a poner un cartel de “cerrado hasta nuevo aviso”, dejó una nota a Elizabeth indicándole donde iba a estar e instrucciones para que le llevara ropa limpia; y se fue al hospital. Estuvo con Bianca tres días seguidos sin moverse de su lado, tres días que ella pasó en coma debatiéndose entre la vida y la muerte. Al cuarto día, milagrosamente despertó. Jonay ya se había marchado pero dejó una nota en un sobre cerrado y que le pidió a una enfermera que se la entregara.

La nota decía:

Hay personas que merecen cumplir sus sueños, creo que tú eres una de ellas.

Aquí te dejo dinero para el pasaje de avión a Brasil, tráete a tu hija. No te preocupes por tu deuda con esos cabrones, ya está saldada.

Cuando regreses a España ve a hablar con el Sr. Guerra, tiene una tiendita de víveres en la calle Alameda, el te dará trabajo.

Recupérate pronto y no vuelvas a perder tus sueños.

Firmado: El coleccionista de sueños.

Jonay no dijo nada a Elizabeth, ella le había dado las pautas para completar su colección de sueños. A las pocas semanas Bianca había empezado a trabajar con el Sr. Guerra en la tienda y se había instalado con su hija en el piso de Elizabeth. En la caja de cartón la asistenta descubrió el primer sobre dorado, dentro estaban los trocitos de cuartilla que ella había cortado. Por fuera Jonay había escrito:

Bianca Silva
Sueño cumplido

Los trozos de cuartillas y las posteriores cartas doradas se sucedieron en los años siguientes sin que Jonay o Elizabeth dijeran nada de aquel juego que ambos se traían entre manos. Jonay usaba en ocasiones su dinero y en otras sus influencias adquiridas en sus años en la banca (había mucha gente que le debía un favor) para ayudar a los que figuraban en las cuartillas cuando no se veían capaces de realizar sus sueños. El barrio prosperó más rápido y con más fuerza que en otras partes de la ciudad. La gente que vivía en él parecían estar siempre alegres, optimistas. Eran amables, se saludaban al cruzarse por la calle, no había casi delincuencia ni violencia entre sus gentes. Se rumoreaba que en aquel barrio todos los sueños se cumplían pero nadie supo jamás quien era el misterioso “coleccionista de sueños”.

-Hace años que se produce la magia en esa caja, mi querida Elizabeth- dijo Jonay tomando de la mano a su asistenta, a su amiga, a su ...-Pero aún no he descubierto cual es tu sueño, y mira que lo he intentado.

-Jonay, mira que eres tonto. Te lo voy a poner fácil- Elizabeth metió la mano en su bolsillo y sacó una cuartilla. Ruborizada y con la mirada fija en la de él se la entregó.

Jeray la leyó:

Elizabeth Sheila

Mujer de 45 años. Naci en la India en una de las castas más humildes. Hui de mi país con mi bebe, repudiada por el marido octogenario con el que mis padres me obligaron a casarse siendo una niña... Lo demás ya lo sabes.

Sueño: Que tú me ames como yo te amo a ti.

Jonay se puso en pié, alzó a Elizabeth y estrechándola contra su pecho la beso con pasión. Luego cogió un sobre dorado y metió dentro, sin romperla, la cuartilla de la mujer que le había salvado la vida con su amor. En su anverso escribió:

Elizabeth y Jonay
Sueños cumplidos
Safe Creative #1011297962567
Foto: Playa de El Médano. Cabildo Insular de Tenerife.

viernes, 26 de noviembre de 2010

La segunda agresión: la más dolorosa y la que cuesta más curar.

Dos niños se peleaban al salir del colegio. El más fuerte golpeaba al más pequeño sin que nadie lo evitara. A su alrededor, los demás niños miraban e incluso animaban al mayor para que siguiera con su violencia injustificada.

-¿Porqué me pegas si yo no te he hecho nada?- decía el pequeñín entre lágrimas.

-Por que puedo y me da la gana.

Cuando el maltratador se aburrió de golpear a su victima la dejó tirada en el suelo, dolorido, sollozando. Los demás niños se marcharon, solo quedaron un par de compañeros para llevarlo a casa. Durante el camino, cuando el niño golpeado recuperó un poco las fuerzas paró sus pasos y se encaró a "sus amigos".

-No hace falta que me acompañéis, es más, es mejor que no volváis a dirigirme la palabra.

Los dos niños se miraron extrañados y le dijeron:

-Así nos pagas nuestra ayuda. Eres un desagradecido.

-No necesito vuestra ayuda cuando mi cuerpo esta dolorido por los golpes, estos sanarán. Pero los golpes que vosotros me habéis dado no se me curaran jamás, porque vosotros me habéis maltratado el alma. Necesitaba vuestra ayuda para defenderme del que quería pegarme y no hicisteis nada, él me maltrató la primera vez, vosotros me maltratáis una segunda.

Soy maltratador por omisión de ayuda...y seguiré siéndolo mientras siga habiendo VIOLENCIA en este mundo.

La VIOLENCIA es siempre VIOLENCIA. No es mayor, no es diferente, no es más mala una que otra, por poner un adjetivo detrás.

Estos videos están dedicados a los que tienen el coraje de defender hasta el último aliento y con todas las consecuencias a los débiles, porque LA VIOLENCIA es una cuestión de poder, y el poder es más fácil ejercerlo con los que no pueden o no saben defenderse.


miércoles, 24 de noviembre de 2010

El coleccionista de sueños (I)

Elizabeth limpiaba la casa del Sr. Guerra sin la prisa habitual, hoy podía entretenerse charlando más que de costumbre. Su hijo tenía excursión con el colegio y no regresaba hasta las seis.

-¡Ahhh...chissssss!.


-¡Salud Elizabeth!, ¿no estarás otra ves con la alergia?, ¿verdad?.

-No lo creo Sr. Guerra, seguramente es un poco de resfriado que he pillado en ese cuartucho al que mi casero llama piso seminuevo.

-Ten cuidado con esa caja, ya sabes que es mágica- le sonrió con un guiño de ojo- y llámame Jonay que no soy tan viejo y nos conocemos desde hace tiempo.

D. Jonay vivía solo, no se le conocía familia, ni se sabía si algún día la tuvo. Era un hombre afable, hablador y que casi siempre estaba de buen humor. Tenía una pequeña tienda de víveres en el barrio de la que apenas sacaba para cubrir gastos y de la que, por supuesto, no vivía. Se rumoreaba que se había prejubilado siendo un alto cargo de uno de los bancos más importantes del país, con una paga tan elevada que no necesitaba trabajar y le daba, incluso, para tener asistenta de hogar.


Elizabeth conocía bien aquella caja. Estaba llena de cuartillas, algunas dentro de sobres dorados y, al fondo, un sobre negro cerrado. En una ocasión se le cayo cuando D. Jonay no estaba en casa, todo se había desparramado por el suelo. Sintió curiosidad y leyó algunas. Desde aquel día entre ambos se estableció un juego no declarado de complicidades en torno a aquel objeto y a su contenido.


-Usted es muy mayor para creer en la magia Sr. Guerra, perdón, Jonay.


-La magia no está en los objetos, está en personas como tú, mi querida Elizabeth.

D. Jonay cogió la caja de cartón y se aproximó a Elizabeth

-Siéntate por favor, tenemos que hablar.

Cogió el sobre negro del final y lo abrió, extrajo una cuartilla como las demás y se la entregó a su asistenta.

-Sé que siempre quisiste leerla. Tú formas parte de esto. Este fue el origen de esta afición que tengo y que me ha salvado la vida.

Elizabeth, sorprendida, cogió la cuartilla y la leyó.

-Es... un sueño, como las demás. Pero, ¿de quién?, ¿y por qué está en un sobre negro y no dorado?.

Jonay se había puesto serio de repente. Con voz temblorosa respondió:

-Porque a esta persona no podré ayudarla, está muerta. ¡Yo la maté!.



DESPERTAR


El Sr. Guerra era uno de los directivos más importantes del banco. Se decía de él que era frío como un témpano de hielo, su ambición sin medida y su falta de escrúpulos lo habían llevado hasta donde estaba y no permitiría que nada ni nadie se interpusiesen en su camino. Se encargaba, entre otras cosas, de los expedientes de desahucio más complicados o que nadie quería.


Para describir su crueldad, los compañeros y subordinados solían contar la historia de una anciana a la que echo de su casa. Contaban que al morir su marido la pobre señora se había quedado con una mísera paga que apenas le alcazaba para comer. Por desgracia, aún debía al banco más de dos años de hipoteca de la casa donde había vivido toda su vida. Al no poder pagar las cuotas fue a hablar con Guerra.

-Sra. Adela debe usted pagar o perderá la casa. ¿No tiene nadie que le pueda prestar el dinero?

-Tenga compasión, no puedo dejar esa casa. Mi hijo no conoce otra dirección, si me echan no sabrá donde encontrarme. El es lo único que me queda pero no sé donde está. Tengo que quedarme, tengo que esperarle en esa casa.

-No entiendo bien lo que me dice Sra. Adela pero si no paga en dos semanas, deberemos proceder al desahucio de su casa para subastarla y recuperar nuestro dinero. Le recomiendo que busque un lugar donde quedarse.

-Sr. Guerra, mi paga no me da más que para comer a duras penas, no puedo permitirme el lujo de vivir en alquiler. Apiádese de mí, ayúdeme.

-No puedo hacer nada Sra. Adela. Vaya a asuntos sociales, seguro que ellos podrán ayudarla.

La señora Adela, de 70 años, se quedó en la calle dos semanas después, sin que nadie hiciese nada, sin esperanzas. Su peores pesadillas se hicieron realidad. La angustia de saber que el único vinculo que le quedaba con su hijo había desaparecido la llevó a la depresión. Sobrevivió unos pocos meses, comiendo en comedores de asistencia de Cáritas y durmiendo, cuando tenía suerte, en una cama del asilo. Murió en la calle, con la primera nevada de aquel año.



MORIR

D. Jonay fue adoptado. Sus primeros años de vida los pasó en un orfanato. Tuvo suerte, contaba ya con cinco años de edad cuando una pareja mayor que no podía tener hijos se fijó en él. Eran buena gente, humildes trabajadores que luchaban por salir adelante cada día y querían compartir lo que les quedaba de vida con un hijo al que dar todo su amor y enseñar sus valores.

Pero desde siempre tuvo curiosidad por saber quienes fueron sus padres biológicos. Después de muchas dudas contrató un detective para que los buscara. Tras varias semanas de indagaciones el investigador entregó el informe a D. Jonay.

-Lo siento, Sr. Guerra, me temo que su madre biológica murió el año pasado. En el informe tiene todos los detalles.

Jonay leyó el informe del detective. Su progenitora fue una madre soltera que vino a trabajar a la gran ciudad desde su pueblito. Aquí conoció a un desalmado del que se enamoró y la dejó embarazada. Este sujeto al enterarse la abandonó. Ella, sin trabajo, sin recursos y con solo 18 años no vio más salida que dar su hijo en adopción. Años más tarde conoció a su marido, la vida mejoró, tenía trabajo y habían comprado una casita. Intentó recuperar a su hijo pero ya era tarde, lo habían adoptado y el orfanato tenía prohibido dar los datos de los padres adoptivos. Solo pudo dar sus datos y su domicilio para incluirlos en el expediente, por si su hijo algún día trataba de buscarla.

Al Sr. Guerra le sonaba el nombre de aquella mujer y al leer la dirección que figuraba en el expediente del orfanato, y que al detective le había costado un buen soborno obtener, cayó en la cuenta.


Delante de aquel desconocido, el todopoderoso Sr. Guerra se desplomó en su sillón de cuero negro. Sus ojos se llenaron de lágrimas y el dolor rompió en mil pedazos su ego y sus sueños de grandeza: su madre era la Sra. Adela, aquella mujer a la que había desahuciado hacía un año.
Safe Creative #1011297962567

La segunda parte sigue aquí: "El coleccionista de sueños (y II)"

Foto: Flores de Mayo. Cabildo Insular de Gran Canaria.
http://www.grancanaria.com/patronato_turismo/28215.0.html#contenido

sábado, 13 de noviembre de 2010

Diálogos con: La muerte

-Quizás esta sea la conversación más difícil que he tenido

-Eres tú quien me llamó en tu imaginación, ¿por qué lo hiciste?

-Porque creo que todos debemos hablar contigo, aunque sea, al menos, una sola ves en nuestra vida. Te imaginaba de otra manera.

-Ya, seguro que más huesuda y con una horrible capa negra. Pues no, engordé, visto con ropa de colores y me dejo crecer el pelo. Y para nada necesito ese trasto de la guadaña.

-La verdad es que estas mejor así, antes dabas bastante miedo. ¿Por qué te tememos tanto?.

-No lo sé. Yo soy parte de la existencia. Nacer y morir son hechos naturales, que forman parte de cada ser vivo. Pero no todos me temen, hay unos pocos que me comprenden. Creo que tiene que ver con saber vivir, aprovechar los escasos instantes del camino para dejar huellas profundas que perdurarán mucho tiempo después de yo visitarles.

-Ahora que me fijo, pareces algo triste.

-Mi trabajo es duro. A veces tengo que visitar a seres que empiezan a vivir, a otros que no aprendieron a amar, a muchos que aún tienen sueños por cumplir, a algunos que son el sustento de sus familias,...están a los que se les deja morir...No, mi trabajo no es fácil. Y además muchos me culpan del dolor que les produzco cuando me llevo a uno de sus seres queridos.

-¿Qué hay después de ti?

-No lo sé, y si lo supiera tampoco sería relevante. No debéis obsesionaros conmigo o con lo que habrá después de mí. Hay que vivir, lo mejor que se pueda, lo más plenamente posible...porque nadie sabe cuando yo iré a visitarlos.


El Gaucho Santillán
-"Pero, al menos, dime como es que eliges. ¿Como decides a quien visitar?. ¿Como es eso?"-


-"No decido. Hay algo que me supera. Que està mas allà de mì. Èse, es quien decide"-

-"¿Pero que motivos te da?, debe tener alguna razòn"-

-"Ninguno. Es un enigma. ¿Te preguntaste, acaso, por què has nacido tù, en tu casa, y no cualquier otro?. Pues pregùntatelo. Tambien es decisiòn suya."-

-"¿Por què vine? ¿Por que debo irme? Me lo pregunto cada segundo!"-

-"Pero no hallaràs respuesta. Por lo menos, no aquì. Y si alguien, pretende explicarte los designios de quien decide, no le creas. No hay intermediarios, entre èl, y tù"-

Susuros de Pensamiento
- ¿ Podría pedirte un favor? 

_ Si está en mis manos , no dudes que intentaré poner todo de mi parte. Adelante , pídelo.

_ El día que vengas a buscarme , me gustaría que fuera rápido , sencillo ,sin mucho dolor , como un soplo cálido entre mis labios y dejando de regalo una sonrisa para aquellos que me apreciaron.

María
- ¿Díme cómo puedo entender ahora el por qué mis padres no me hicieron comprender desde mi niñez que tú, o sea, la muerte, formabas parte de la vida, y en cambio, lo que hacían era alejarme de todo lo relacionado contigo?

- Porque todo lo relacionado con la muerte es tabú, haciendo ver que es algo oscuro, y que no se debe hablar de ella, intentando esconderlo, cuando en realidad, la muerte forma parte de la vida, y de ella deberían hablar todos como si fuera amiga, y para nada enemiga, porque es el fin de la vida pero el comienzo de la paz y el descanso.

Jose Vte. 
-Pero ¿porque tiene que haber muerte si es tan dolorosa y triste?


-Porque todo debe de tener un fin para que haya un principio y vuelva a brotar de nuevo la vida, es un ciclo.

Mar Solana
-Es que yo... todavía no entiendo los ciclos y por qué tú debes aparecer en ellos...

-Bueno... no siempre aparezco en persona. A veces, simplemente, algo en vuestras vidas "debe morir" para dar paso a algo nuevo...


-¿Quieres decir qué durante nuestra vida morimos varias veces?


-Sí, además es deseable que suceda porque así es como evolucionáis. Cuando yo aparezco, digamos que se cierra el ciclo o la etapa más grande del camino... Después vienen otras en planos más etéreos y por último, es en los planos más espirituales donde gestáis o preparáis una "nueva vida" o volver a la Tierra...


-¡Vaya con la muerte, sí hasta me habla de nueva vida o reencarnación!


-¿No es eso lo que os trae de cabeza cuando penséis en mí? Recuerdo a un gran sabio y maestro espiritual, Gurdjieff, cuando llegó su momento, me dijo:


"Para vivir verdaderamente es necesario renacer, para renacer es imprescindible "morir" y para "morir" es imprescindible DESPERTAR".

Jabo
-Usted es necesaria, porque no hay vida sin muerte, porque es algo inherente a nuestra existencia.

Nacemos, crecemos, nos desarrollamos y morimos, para dejar paso a una nueva vida.
Es duro decirlo, pero sin usted, no habría renovación.
Pero renueveme tarde, por favor.


Felicitat
-Qué es lo que te hace diferente a la vida?



-En realidad, nada me tendría que hacer diferente, pero cuando nacemos todavía no somos conscientes de la vida, cuando tememos morir, ya nos hemos concienciado en la vida, y no nos queremos separar porque es algo que nos gusta. En cambio, la incerteza, es algo que nos da miedo, y ese miedo consciente, es el que nos hace diferentes. Poque el hecho de nacer, es realmente también un sufrimiento, una incerteza de vida.


Loli
-Sabes Muerte?Ahora me das menos miedo e incluso me caes bien.

Y es que lo desconocido nos da miedo,pero ahora gracias a esta conversación te veo de diferente forma.

Pedro Ojeda Escudero
-No existes, como nosotros después de la vida.

Cornelivs
-Tu mejor aliado es nuestro orgullo


-Explicate mejor


-Si, no tienes tanto poder como crees. Tu mejor aliado es nuestro orgullo: no aceptamos que hemos de terminar, no aceptamos que todo lo que tiene principio tiene fin.

-¡Que sabras tu, vulgar humano!

-No te tememos a ti: le tememos a nuestra propia finitud. Eso es lo que creo; y NO lo aceptamos por nuestro orgullo.
 
-...

Nota:
Este es un post abierto. Me explico: todo comentario que se haga del mismo, si se mantiene el formato de diálogo se insertará en el propio post como continuación del mismo. Como se aprecia es un diálogo en el que seguramente todos tendremos algo que aportar. No hay ninguna pretensión a priori, solo es un ejercicio de reflexión que os propongo.

Como no me gusta imponer nada, si el comentario no es en forma de diálogo, tampoco pasa nada, cualquier opinión, sugerencia, punto de vista, etc, siempre es bienvenido.

Foto: Ancantilados de Teno. Cabildo Insular de Tenerife.


jueves, 28 de octubre de 2010

Ángeles

Cuando los futuros ángeles llegan al cielo Dios les dice:

-Habéis vivido entre los hombres y mujeres, habéis sufrido sus penurias y sus miedos, habéis gozado sus alegrías y esperanzas... ¿qué habéis aprendido?.

Solo unos pocos contestan correctamente y obtienen sus alas, los demás vuelven a la Tierra a seguir buscando la respuesta.

Por si alguna ves te encuentras en esta situación, humildemente, te diré que quiero responder: ¡Aprendí a amar sin condiciones, a perdonar sin rencores y a vivir sin miedos!.

Quizás esta sea la respuesta correcta y obtengamos nuestras alas. Si no, deberemos volver a seguir buscando.

Un abrazo a todos, Ibso.

P.D.: Esta entrada me la inspiró el post de "Sentires dispersos" publicado en el blog "Mundos Dispersos" de Danzarina, en el cual lo he dejado como comentario. Todos somos importantes y de todo se puede aprender y enseñar. Gracias Danzarina.
 http://mundosdispersos.blogspot.com/2010/10/sentires-dispersos.html

miércoles, 27 de octubre de 2010

Los herederos de La Tierra (I)

DIVIDIR, REPARTIR, POSEER: y los que se queden fuera que se mueran.

(Recomiendo abstenerse de leer esta entrada a todo aquel que no este bien anímicamente o quiera seguir disfrutando de su día sin preocuparse por nada que piense que no le atañe directamente,... y el que advierte no es traidor).



"La Tierra en un principio era plana y su borde un inmenso abismo, más tarde se hizo esférica y al ser humano le entró vértigo".

Si observamos fotografías tomadas desde el espacio de nuestro planeta vemos una gran bola color azul, blanco y ocre flotando el una eterna oscuridad salpicada de puntitos luminosos. Si nos fijamos podemos distinguir continentes, cordilleras, mares, océanos, islas,...pero no diferenciamos bien donde empiezan y acaban las naciones o países, seguramente porque estas limitaciones mayormente no son físicas, no existen en la realidad, existen solo en el mundo ideado de los seres humanos. Nosotros tenemos la necesidad de limitar el espacio con del fin de apropiarnos de él. Las naciones, las comunidades, las provincias, los municipios, el solar donde está nuestra casa o piso; todos son trozos de terreno con dueño y por tanto heredables, con derechos adquiridos a través de los años o siglos. Pero...¿quien repartió y dijo qué pertenecía a quién?

A nadie se le oculta que las fronteras de los países se consiguieron y consiguen hoy día solo a través de un medio: LA GUERRA. Y estas fronteras se mantienen por la FUERZA y la INTIMIDACIÓN. ¿Es que los débiles, los vencidos, los desplazados, los refugiados, los pobres...no tienen derecho a la TIERRA?

En nuestro presente existen muchos ejemplos de desheredados de la tierra: el Pueblo Palestino, el Pueblo Saharaui, la Nación del Nepal,...son unos pocos ejemplos. El SUR es pobre, ha sido esquilmado siglo tras siglo; el NORTE es rico, ha engordado y malgasta, destroza y derrocha.

Los seres humanos se están viendo en la obligación de emigrar, pasar las fronteras ficticias de las naciones e intentar saltar los muros reales del hambre, la pobreza y la marginación. Cuando son ilegales los expulsamos, cuando son legales los miramos con el recelo de quien ve peligrar su trabajo o su bienestar.

Hay un solo MUNDO, hay una sola humanidad. Por encima de ficciones como la nacionalidad, la patria y la bandera, están los seres vivos y con mucha más razón... nuestros PRÓJIMOS.

Foto: Valle de Ucanca. Cabildo de Tenerife. http://www.webtenerife.com/Galeria-multimedia/Fotos/index.htm?Lang=es&ind=7

sábado, 16 de octubre de 2010

Diálogos con: el poder

-Sabes que esto es tu ficción, yo nunca hablaría con una persona como tú en la vida real. Ni siquiera me conoces.

-Lo sé, pero como bien dices esta es mi ficción así que, te pondré condiciones. La primera que siempre contestes a lo que te pregunte y lo segundo que no mientas. Si se me ocurren más condiciones te la iré diciendo sobre la marcha.

-Lo que quieras pero... no te prometo nada.

-Me lo suponía. Bueno empecemos, ¿cual es tu motivación vital?

-Empiezas fuerte... aunque esa es fácil, lo que más me importa en mi vida es el poder.

-Suponía que era el dinero.

-No supongas nada, el dinero es solo el camino para conseguir el poder.


-¿Y qué es el poder?

-No sabes nada ¿verdad?. Poder es todo aquello que puedo hacer para mantener mi condición privilegiada sobre los demás, sobre la gran mayoría, a la que utilizo en mi provecho.

-Sabes eso de "un gran poder conlleva una gran responsabilidad".

-Por supuesto, pero esa responsabilidad solo es conmigo.

-Eres un cínico y un egoísta.


-No me insultes, por favor, compórtate. ¿Acaso lo que yo tengo no lo envidian millones de personas?. Si yo muriese mañana, ¿no habría cientos luchando por mi puesto, por mi estilo de vida?.

-Entonces eres feliz con tu vida.

-Tengo todo lo que deseo.

-No me has contestado.

-Lo sé.

-Eres responsable de muchos de los problemas de este mundo, ¿no te importa?

-Eres un iluso. Acaso no sabes que todo es un negocio, la guerra, el hambre, las enfermedades, la política, la religión, la especie humana, la naturaleza y el planeta entero. Todo es aprovechable, y donde hay negocio hay poder, para el que gana, claro está. Y yo siempre gano.

-Vuelves a no responder y te había puesto condiciones.

-Vale, vale, es tu ilusión. El que me importe o no, no es la cuestión. Todos somos responsables, por acción o por omisión. Como te dije antes: hay muchos que quisieran estar en mi lugar. La naturaleza humana es así, el poder es una droga, y el que la prueba ya no puede salir de ella. El poder es egoísta, inhumano, carente de emociones y solitario, tremendamente solitario.

-Dicen que por este camino no duraremos mucho.

-Si, seguramente es así, pero que me quiten lo bailado.

-No me lo creo, aunque te importe un pimiento todo, te gustaría conservar lo que tienes hasta tu muerte y dejarlo a tus herederos.

-Ahora si que estoy seguro, eres un ingenuo.


Gaucho Santillán
-Quizàs sea ingenuo. Pero tù, eres algo peor. Y responderàs por ello.

-No lo creo. ¿Quien me pedirà cuentas? ¿La gente como tù? ¿los hambrientos? ¿Los pobres? ¿los desvalidos? La verdad es impuesta por el poder. Entonces, yo tengo la razòn de mi parte.

-No hablaba de desvalidos. No crees en una justicia superior? No te quita el sueño lo que te espera màs tarde?


-Dios, es un invento de los fracasados. Necesitan creer que su miseria, tiene algùn sentido.
Princesa115 
-Y qué sentido tiene tu vida? Acaso tu poder no es sinónimo de soledad

-Basta, creo que estás metiéndote en mi vida personal. Pero te diré que el poder llama a las masas y nunca estoy solo

-Es diferente estar solo a sentirse solo y en tu vida impera la soledad porque únicamente te quieren por el poder y nunca por tus cualidades personales.

-Muchos tienen ese sentimiento porque la sociedad actual se ha hecho egoísta, al menos yo poseo la fuerza y el poder.
Ves? sigues siendo un ingenuo

Mar Solana
-Sí, es probable, o mejor, es cierto que soy un ingenuo... pero tú, aún en tu convencimiento de ostentar el poder y la fuerza, aún eres más ingenuo que yo... ¿sabes por qué? Ignoras que yo poseo algo mucho más poderoso y eterno; algo que nos sobrevivirá a tí y a mí, ingenuos o poderosos, egoístas o altruistas...

-Vaya, vaya... Hmmm... ¿y qué puede ser más poderoso que el propio poder? ¡Estoy impaciente, por favor!


-¿De verdad quieres saberlo? ¿serás capaz de entenderlo en la amplitud de tus miras rígidas y egocéntricas? ¡Mira que la ignorancia está menos lejos de la verdad que el prejuicio!, decía Diderot...


-Por favor, estás empezando a irritarme...


-El poder más grande que existe en este mundo es el Amor y la Libertad para ejercerlo... pero el AMOR de verdad, con mayúsculas, ese del que hablaba el Cristo de Galilea; el incondicional, el que te deja crecer y no te impone su egoísmo o sus ansias materialistas...
Esa clase de Amor que te acoge en su ser con un interminable abrazo, como el del árbol que despliega sus ramas y te cobija, como los tenues rayos de sol en un gélido día de invierno, como un girasol, abierto al mundo y ávido de luz , como el de los animales, como el de una cosecha de otoño...
¿Ves? Como decía Matt Artson, la ignorancia se cura, pero la estupidez es eterna...

Cuchu
-Eso son tonterías que ahora se han puesto de moda. Prefiero ser un estúpido poderoso que un sabio pobre.

-Veo que no quieres escuchar... La lucha por el poder acabará con ese poder. Entonces permanecerán esos que llamas "sabios pobres". ¿Quién tendrá el poder entonces? Todos somos raíces de un mismo arbol, unas raíces puedes conseguir más poder, pero nunca podrán ser el árbol...Tu poder es una ilusión.

Susuros de Pensamiento
-¡No digo que yo no sea un ingenuo!¡Afirmo que tú si eres un ingenuo!

Es bueno tener ambiciones en la vida , triunfar , prósperar , tener ilusión por el nuevo día,pero siempre dentro de unas limitaciones ¿ Y cuándo se te acabe el poder que tendrás , di?¿Soledad desgarradora? ¡Dí , no te calles ahora!

¿ Acaso crees que el poder es eterno ? Todo en está vida es efímero y la vida da tantas vueltas , que ahora estas arriba , pero ¿quien dice que mañana no estes abajo?

Sólo el verdadero Amor tiene el máximo poder de prevalecer y hacer que la ilusión nunca se agote , que la soledad sea una ausencia permanente y que tus éxitos y logros sean reverencia a tu máxima felicidad y disfrute de los mismos.

¿Has visto? No digo que seas ingenuo , afírmo que lo eres.

María
-PODER ¿Por qué intentas cambiar a las personas? tù eres el resultado de convertir a las personas en egoístas y prepotentes.

-.......







Nota:
Este es un post abierto. Me explico: todo comentario que se haga del mismo, si se mantiene el formato de diálogo se insertará en el propio post como continuación del mismo. Como se aprecia es un diálogo en el que seguramente todos tendremos algo que aportar. No hay ninguna pretensión a priori, solo es un ejercicio de reflexión que os propongo.
 
Como no me gusta imponer nada, si el comentario no es en forma de diálogo, tampoco pasa nada, cualquier opinión, sugerencia, punto de vista, etc, siempre es bienvenido.

Foto: Sabina. Cabildo Insular del Hierro. http://www.elhierro.es/

jueves, 30 de septiembre de 2010

El secreto de la vida

Mi hermana, que trabaja en una oficina de turismo, me manda este hermoso video de promoción turística de Gran Canaria. Estoy seguro que el mensaje que transmite debería poder ser válido (aunque aún no lo sea) para cualquier parte del mundo y para cualquier persona. Por eso quiero compartirlo con vosotros.

Imaginemos y caminemos unidos hacia ese futuro mejor.


Espero que os guste. 

P.D.: Antes de ver el vídeo puedes parar la música del blog y subir al máximo la del vídeo, así lo apreciaras mejor.
¡Gracias hermanita!



Video: Patronato de turismo de Gran Canaria. http://www.gcanaria.com/patronato_turismo/16846.0.html
En inglés y otros idiomas: http://www.gcanaria.com/patronato_turismo/17400.0.html

lunes, 20 de septiembre de 2010

Respirar

Hace algunos años, cuando todavía el servicio militar era obligatorio, tuve la suerte de hacerme objetor de conciencia y cumplir un servicio social sustitutorio en la Cruz Roja. Allí, aparte de "chuparme" muchas guardias de jefe de puesto, aprendí cosas útiles como primeros auxilios o transporte sanitario.

Algo que me sorprendió cuando nos explicaron aquello de comprobar las constantes vitales, es que se valoraba primero si la victima respiraba antes de si tenía pulso. Respirar era primero y luego comprobar si le latía el corazón.


Respirar es sinónimo de estar vivo, eso es obvio. Es una acción que, aunque voluntaria, realizamos casi inconscientemente, ¿no es curioso?.

Durante millones de años, la vida ha transformado una y otra vez la composición de la atmósfera. Por ejemplo; su considerable cantidad de oxígeno es posible gracias a las formas de vida -como son las plantas- que convierten el dióxido de carbono en oxígeno, el cual es respirable -a su vez- por las demás formas de vida, tales como los seres humanos y los animales en general.

Por cotidiano, a veces olvidamos que para vivir (respirar = vivir) necesitamos de otros seres vivos, como las plantas o el fitoplancton del mar. Con todos nuestros avances tecnológicos y nuestro dominio del entorno no seríamos capaces de generar (o regenerar) la atmósfera terrestre.

Compartimos el aire que respiramos con millones de seres vivos (plantas y animales) y entre todos contribuimos a que nuestro planeta sea habitable. Como dije antes, la vida transforma una y otra vez la composición de la atmósfera. Como especie dominante, nuestra responsabilidad es mayor.

Durante un minuto, dejemos lo que estemos haciendo, aparquemos nuestros problemas, busquemos un sitio cómodo y RESPIREMOS tranquilamente. Pensemos que este simple gesto nos da vida, vida que compartimos con todos los que respiran igual que nosotros, plantas, animales y seres humanos.


Fotografía: Título Fayal-brezal. Patronato de Turismo del Cabildo de La Gomera. http://www.lagomera.es/turismo/index.html

martes, 7 de septiembre de 2010

Conciencia constante

Ningún alumno Zen se atrevería a enseñar a los demás hasta haber vivido con su Maestro al menos durante diez años. Después de diez años de aprendizaje, Tenno se convirtió en maestro. Un día fue a visitar a su Maestro Nan-in. Era un día lluvioso, de modo que Tenno llevaba chanclos de madera y portaba un paraguas.

Cuando Tenno llegó, Nan-in le dijo: «Has dejado tus chanclos y tu paraguas a la entrada, ¿no es así? Pues bien: ¿puedes decirme si has colocado el paraguas a la derecha o a la izquierda de los chanclos? Tenno no supo responder y quedó confuso. Se dio cuenta entonces de que no había sido capaz de practicar la Conciencia Constante. De modo que se hizo alumno de Nan-in y estudió otros diez años hasta obtener la Conciencia Constante.

Referencia: Mello , A. D. (). El canto del pájaro. Retrieved January 24, 2010, from Scribd Web Site: El canto del pájaro.


Para mí, un aprendiz de la vida, la Conciencia Constante es la capacidad de una persona de interiorizar o reflexionar, casi continuamente, sobre todo lo que hace y todo lo que dice. No cabe duda que nuestra presencia influye en los demás al igual que ellos en nosotros. Las palabras, la educación, los gestos, incluso los olvidos o los descuidos son ejemplos diarios de esta influencia. Se trata, pues, de aprender a "fijarnos" en nuestra forma de vivir para que cada acto, cada pensamiento y cada palabra de nuestra persona tengan valor positivo.

No subestimemos nuestra capacidad de influir en los demás, para mal o para bien. Por eso, si en nuestro trabajo, en nuestra familia, con nuestros amigos, deseamos que exista un clima positivo y enriquecedor, de cordialidad, de "buen rollo", empecemos por nosotros. Saludemos con una sonrisa, demos los buenos días, escuchemos sin prisas a los demás, pongamos toda nuestra atención en los detalles sin perder de vista lo fundamental de cada conversación, de cada gesto, y de cada palabra. Hagamos sentir a los demás escuchados, atendidos, bien recibidos.


Y de este modo, nosotros creceremos, seremos bien mirados, seremos bien recibidos, seremos escuchados y atendidos. Nuestra presencia será siempre bienvenida.


Fotografía: Eduardo Acevedo - Raúl Saavedra. 12º Open Fotosub Isla de El Hierro, 2008.  http://www.openfotosub.com/

domingo, 27 de junio de 2010

Si yo fuera tú


¿Qué diferencia hay entre hombres y mujeres, niños y ancianos, blancos y negros, ...?.

Sin duda muchas, sería mi primera respuesta y quizás la tuya. Pero...¿es eso cierto?.
La percepción del entorno nos la dan nuestros sentidos: la visión, la audición, el olfato, el gusto y el tacto.


Supongamos que solo podemos ver, todos tenemos solo el sentido de la vista y ninguno más. ¿Cuantas diferencias encontraríamos al compararnos con los demás?. Unos bajos, otros altos, unos gordos, otros delgados, unos guapos, otros feos,...y muchísimas más, pero nada sabríamos, por ejemplo, de su cultura o de su forma de pensar.

Supongamos ahora que todos solo podemos oir. ¿Diferencias?. Quizás menos; separaríamos por el tono de voz, al hombre de la mujer, al niño del anciano, al extranjero del nacional, pero nada sabríamos, por ejemplo, de su color de piel o de sus rasgo físicos.

Suposiciones parecidas podemos realizar con el resto de los sentidos, pero... ¿podemos fiarnos al 100% de nuestras percepciones sensoriales?. Algunos, más seguros de sus sentidos, afirmaran rotundamente; pero yo no estoy tan convencido. Los espejismos, las alucinaciones, las distorsiones sonoras o los efectos de sonido, son algunos de los engaños sensoriales comunes en nuestra vida.

Además la realidad es cambiante, el que es gordo puede adelgazar, el que es feo para unos puede resultar guapo para otros, el que es rosado de piel puede enrojecer con el sol, hasta el hombre puede ser mujer o viceversa.

Si nuestro sentidos no son fiables a la hora de hallar las diferencias que nos separan, ¿podremos utilizar la ciencia para resolver la cuestión?.

El proyecto Genoma Humano, aunque inconcluso, afirma que cada persona comparte el 99,99 por ciento de mismo código genético con el resto de los seres humanos. Es decir, que en solo el 0,01 por ciento de nuestro código genético se encuentran todas las características que nos diferencian.

Nos empeñamos en destacar nuestras diferencias: nuestro sexo, nuestra raza, nuestro color de piel..., ¿no sería más lógico comprender nuestras semejanzas, que son mucho mayores?.

Son muchas las voces que centran su discurso en los otros, recalcando las diferencias con el nosotros: las mujeres son inferiores a los hombres, los emigrantes nos invaden y nos quitan el trabajo, los blancos son la raza hegemónica...¿Son voces interesadas que manipulan la realidad para obtener beneficios?. Destacar las diferencias ha llevado a la humanidad a guerras, a matanzas étnicas, al odio radical y fanático, a la lucha de los géneros.

Los sentidos nos engañan, y sin embargo creemos en ellos por encima de la razón. Las diferencias que encontramos entre nosotros son diminutas, y sin embargo provocan el rechazo, el temor, la desconfianza, la superioridad, el odio,...

Muchas religiones usan la palabra HERMANO para referirse a los demás, quizá esto tengan más sentido del que pensamos.
Si por dicha del destino
un instante yo fuera tú,
y en mi ser tu tino
alumbrara con su luz.

Y si mi cuerpo otra ves
volviera a poseer,
más sabio... ¡tal ves!
podría renacer.

lunes, 14 de junio de 2010

Tiempos pasados

Cuantas veces habré oído a mis padres contar la vida tan dura que pasaron en su niñez y juventud, las penurias y esfuerzos para sacar la familia adelante, vestir a los hijos, darles de comer, trabajando por un sueldo mísero de sol a sol. Y a pesar de todo ello eran felices. Los valores eran sólidos, los desconocidos se saludaban al cruzarse y los conocidos se ayudaban compartiendo lo poco que tenían. Los niños jugaban en la calle sin que los padres se preocuparan por su seguridad, ya que todos los vecinos conocían a los hijos de los demás y velaban por ellos como si fueran propios.


No se si me gustaría haber vivido entonces. La vida parecía más sencilla, pero tambien más dura, y aunque queda mucho por hacer, hemos avanzado en sanidad, educación, igualdad, derechos,...pero en el camino han quedado muchos de los valores que nos hacían mejores personas, más humanos, más sociables.


No me cabe duda que el futuro debe conducirnos a logros importantes, hitos de superación para la humanidad. Pero, tambien creo, que la superación de estos retos no será posible en una sociedad injusta y deshumanizada, que de la espalda a sus semejantes y al entorno.

domingo, 13 de junio de 2010

Prólogo


Desde que tengo uso de razón, me ronda por mi cabeza ideas, sueños, reflexiones; pensamientos que no se de donde salen, ni a donde pueden conducir mis pasos.


Cuando era pequeño, sentía la necesidad de establecer patrones de conducta para intentar que el pequeño mundo que conocía no cambiara. Por ejemplo, si daba un giro a la derecha mientras caminaba o jugaba, tenía que deshacerlo y volver a girar en sentido contrario. Esto que puede parecer a algún profesional de psiquiatría una patología, no creo que lo sea, ya que solo era un vano intento de no influir en el entorno, no cambiar con mi presencia el orden establecido.


Pero el mundo cambia, se mueve, evoluciona o retrocede, no importa lo que hagamos para intentar controlarlo, solo podemos adaptarnos, soñar con un futuro mejor, y por pedir: con ser felices.


Al que pueda leer estas palabras le diré que compartir con otra persona mis pensamientos no es vanagloria, mas bien es necesidad, pues me siento incapaz, sin ayuda, de responder al reto de la utopía.


La real academia de la lengua española define la utopía como: "Plan, proyecto, doctrina o sistema optimista que aparece como irrealizable en el momento de su formulación". La utopía que yo os planteo es el cambio hacia un mundo mejor, más justo, más humano, más igual, más...lo que queráis. Si hace diez siglos, un visionario le hubiera dicho a un amigo que en el transcurso de su vida se inventaría un artefacto que le permitiría volar, este le habría dicho que estaba loco. Sin embargo, si le hubiera revelado que su descendiente, dentro de 1.000 años, podría volar en ese artefacto, puede que le hubiera contestado: "lo que me cuentas es una utopía, pero quien soy yo para negar tus sueños".

No dejemos de soñar, pues soñando caminarémos hacia la utopía.