miércoles, 12 de septiembre de 2012

Este jueves un relato: ojo por ojo (microrrelato)


-Uno, dos, tres... desangrados, troceados y listos. Aún no cuadra... falta uno – y hundió el cuchillo en el pello del que esperaba.

-Ahora sí, completo.

Era obsesivamente puntilloso con la comida.

-¿Cómo pudieron invitarme a cenar y darme aquella bazofia? – recordó mientras terminaba los preparativos.

El timbre sonó justo cuando añadía el veneno.

-¡Ya es la hora! – sonrió – Ojo por ojo o..., en este caso: pato por pato.