viernes, 25 de noviembre de 2016

PLINIA (III): Un giro inesperado

Participación en los relatos jueveros. Conduce en esta ocasión Pepe que, desde su blog "Desgranando momentos", nos propone escribir sobre "un giro inesperado".

Intentando dar continuación a un relato nacido en estas convocatorias, he escrito lo que sigue. Me pasé de las 350 palabras recomendadas, disculpadme por ello. ¡Espero que os guste!

Anteriormente:

Aún llueve. 

Sin embargo, el regalo concedido por Plinia no empapa la tierra de aquel mundo sediento. Mientras Prometeo continuaba con su relato sobre la extinción de la raza humana, cada gota está siendo adsorbida dentro de la máquina construida por el androide y canalizada hacia las inmensas cisternas subterráneas. —"El agua no servirá de nada si cae en una tierra estéril, en un planeta sin atmósfera"—, se había dicho a sí mismo hacía ya mil años, cuando empezó a planificar la llegada de la diosa.
   
Pero antes... llegó aquello.

— (...) y se volvieron locos. El odio arrasó con los corazones más bondadosos, el miedo paralizó a las mente preclaras, el discurso sereno y cabal se transformó en una vomitiva de calumnias, mentiras, acusaciones, amenazas y por último, en sentencias de muerte.— De haber podido, Prometeo estaría llorando.
Con cuidado emerge, espera, acecha.

—Todas las llaves fueron giradas, todos los botones rojos... ¡pulsados! El calor fue tan intenso que los mares comenzaron a hervir, la atmósfera se incendió y la tierra se fundió en un magma incandescente. Nada pudo sobrevivir, nada —su voz era un gemido.— De haber estado en la superficie, yo también estaría muerto. Por suerte, o por desgracia, yo nací en el espacio, en una plataforma científica geoestacionaria.

Avanza, crece, la trampa se cierra.

De repente, Prometeo se detiene. Algo parecido a un cortocircuito o una chispa rompe un cerrojo en su memoria. Mira a Plinia en una súplica de perdón. Ella ha leído su mente y comprende incluso antes que el androide. El terror la paraliza.
Ataca, feroz.

—¡Os quiere devorar a las dos! —acierta a decir antes de que un VACÍO, más negro que la noche que los rodea, aplaste sus cuerpos contra el vórtice del retro-proyector.

Plinia resiste. Desecha su envoltura material y se transforma en luz. Intenta escapar elevándose hacia el cielo pero el manto negro es impenetrable. Un nuevo golpe, este aún más fuerte que el anterior. Prometeo es demasiado frágil, su metal se aplasta y deforma, se rompe. La diosa hace un esfuerzo, envuelve la cabeza del androide en un desesperado intento de proteger su memoria, su ser.


Aplasta, golpea, tortura. ELLO necesita saber dónde está su hermana.

—¡Nunca! —Grita Plinia —¡Nunca la tendrás!

—¡Huye! —Prometeo vive —¡Huye hacia adentro! —Le dice.

Habla sin voz, pero Plinia comprende.


ELLO también escucha la mente del androide.
ELLO también entiende su intención.
ELLO trata de impedirlo pero, por una fracción de segundo, llega tarde.

Todo ocurre en un instante. El vórtice del retro-proyector se activa pero, en esta ocasión no trasmite imágenes. Plinia brilla intensamente utilizando toda la energía que le queda. Un pasaje se abre, inestable, a sus pies. —"En estas condiciones, el salto será brutal" —piensa Prometeo— "Pero no hay otra salida" —le responde la diosa.

La materia no puede pasar por la brecha de gravedad cuántica, Prometeo lo sabe, Plinia lo sabe. El androide hace ademán de despedirse pero la diosa no le deja. Descarga instantáneamente la ingente memoria artificial de la máquina y la incorpora a su ser. 

Salta y el retro-proyector explota cerrando el portal tras ella.

ibso

Más relatos jueveros en la casa de Pepe.  





11 comentarios:

  1. Nunca se sabe, quizás se salve y encuentre un sitio mejor donde seguir evolucionando, lejos de ese manto negro que los quiere devorar.
    Me gustó tu relato futurista.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. No participo en los relatos, pero si los voy siguiendo, un relato muy avanzado, seguro que no importa el exceso de palabras, si no se cuentan se hace corto el relato. Abrazucos

    ResponderEliminar
  3. Buenas noches , un relato muy interesante donde nos dejas muchas claves y lo de un futuro que pq no puede llegar a ocurrir . Un saludo y feliz fin de semana .

    ResponderEliminar
  4. Ufff! Me imagino la destrucción de la tierra y se me ponen los pelos de punta. Muy bueno tu relato, besos.

    ResponderEliminar
  5. Mee gusta que hayas continuado esta historia, que tiene potencial de seguir. Y que se trata de un camino a una utopía. Bien escrito.

    ResponderEliminar
  6. En tu terreno... como solo tú logras esas historias y no importa su extensión, porque lo haces muy bien.
    Un fortísimo abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  7. Hola. Me encanta los textos de ciencia-ficción y este ha estado genial. Buen narrado y con esas dos voces como una tragedia griega. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Muy bonito relato futurista, con un final que nos deja en suspenso. Debo leer los otros dos capitulos, me gusto la trama.
    Saludo

    ResponderEliminar
  9. No soy muy aficionado a la ciencia-ficción y sin embargo he disfrutado tu relato, magníficamente bien narrado. Espero con impaciencia nuevos episodios de Plinia.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Muy interesante el relato, me ha dejado con ganas de más.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Esa memoria es demasiado buena como para perderse, me gustaria saber que hará para conservarla.
    Interesante e intenso relato
    Abrazo

    ResponderEliminar